Los 10 alimentos más perjudiciales para los dientes

-Hielo. Aunque esté compuesto por agua y no tenga azúcar ni aditivos, masticar hielo es un hábito perjudicial que puede causarnos lesiones en los dientes. Cuando se convierte en una obsesión, se llama pagofagia y suele estar asociada a la anemia (falta de hierro) o a motivos psicológicos. Rompe con este hábito y opta por el agua en su forma líquida.
-Cítricos. Los cítricos y sus zumos son altamente ácidos, por lo que pueden erosionar el esmalte y hacer nuestros dientes más susceptibles de sufrir caries e hipersensibilidad dental. Además, pueden irritar las posibles llagas que podamos tener en la boca. Si los tomas, asegúrate después de beber mucho agua natural para neutralizar la acidez.
-Café y té. En su forma natural, el café y el té pueden ser opciones de bebidas saludables. Sin embargo, muchas personas les agregan azúcar, aumentando el riesgo de caries. Son bebidas que pueden manchar los dientes y que, en caso de tener cafeína, también pueden secarnos la boca y aumentar el estrés, uno de los factores de riesgo de la enfermedad periodontal o de las encías.
-Vino tinto. El vino tinto contiene taninos, unas sustancias que fomentan la sequedad bucal y manchan nuestros dientes.
-Alimentos pegajosos. Los alimentos pegajosos, como las frutas deshidratadas, tienden a permanecer en los dientes más tiempo que otros tipos de alimentos. Si sueles tomarlos con regularidad, posteriormente asegúrate de realizar una buena higiene dental, prestando especial atención a la seda o hilo dental.
-Caramelos. Los caramelos duros exponen nuestros dientes al efecto del azúcar durante un tiempo considerable. Además, si optamos por masticarlos, pueden ser el detonante fatal para un diente roto o astillado. 
-Patatas fritas. Al igual que el pan y la pasta, las patatas fritas son ricas en almidón y se adhieren con mucha facilidad al diente, contribuyendo a la formación de placa dental.
-Refrescos. Los refrescos, además de azúcares, contienen ácido fosfórico, que “ataca” al calcio de los dientes, especialmente al esmalte dental, haciendo que se vuelvan frágiles y vulnerables. Su consumo diario puede provocar un exceso de fósforo en la dieta, que a mediano plazo trae consigo un efecto desmineralizante en huesos y dientes. Las bebidas light contienen la misma concentración de este compuesto.
-Bebidas energéticas. El nivel de azúcar y de acidez de estas bebidas es muy perjudicial para el esmalte dental. Aunque puedan ser útiles para los atletas y personas que practiquen actividades físicas prolongadas y extenuantes, en la mayoría de los casos son innecesarias y pueden sustituirse por agua. Si aún así quieres consumirlas, los dentistas aconsejamos reducir su consumo, mascar chicle para activar la producción de saliva o enjuagarse la boca con agua para que recupere su nivel de pH natural más rápidamente. Otra práctica aconsejable es esperar al menos una hora para cepillarse los dientes tras haber consumido estas bebidas y así evitar “frotar” los ácidos directamente sobre la placa dental.
-Bebidas alcohólicas. El alcohol causa deshidratación y boca seca, lo que puede causar caries dental y otras infecciones orales. Sin embargo, el mayor riesgo es que su consumo excesivo aumenta las probabilidades de sufrir cáncer de boca, especialmente si lo combinamos con el tabaco.
Estos alimentos perjudiciales para los dientes lo son cuando abusamos de ellos. Es decir, no existen alimentos malos o buenos, sino cantidades y frecuencias de consumo inadecuadas, de ahí la importancia de llevar una dieta equilibrada♡♡♡

 

 

 

 

LA DEDICACIÓN ES NUESTRO SELLO DE IDENTIDAD